Entrevistas

Liderazgo y motivación: la clave para tener equipos más comprometidos

cecilia kindelan phd liderazgo y motivacion en equipos como liderar equipos claves para liderazgo lider efectivo
¿Sientes que a tu equipo no está del todo comprometido o motivado con su trabajo? Revisemos qué hacemos para que los colaboradores se sientan conectados con los objetivos y valores de la organización.
Esta semana queremos darte algunas claves sobre liderazgo y motivación la siguiente entrevista a Cecilia Kindelán, profesora de Ética en los Negocios y especialista en comunicación estratégica y liderazgo disruptivo.

Bienvenida, Cecilia. Antes de comenzar, nos gustaría que nos contaras un poco más sobre quién eres y qué te apasiona.

Mi nombre es Cecilia Kindelán y actualmente soy profesora en diferentes escuelas de negocio donde imparto asignaturas relacionadas con la Comunicación estratégica, la Ética empresarial y el Liderazgo disruptivo. Desde hace dos años soy académica de la Real Academia Europea de Doctores, donde participo activamente publicando artículos y conferencias.
Me apasiona la docencia y organizar eventos que inspiren a jóvenes a desarrollar sus carreras de una forma íntegra y responsable. Soy una firme defensora del poder de la educación y en este sentido, colaboro con varias fundaciones. Me encanta compartir el conocimiento y experiencias para crear oportunidades y mejorar la sociedad. Me podéis localizar en LinkedIn.

¿Cómo se podría definir a una persona líder y qué cualidades debe tener?

Hay muchísimas definiciones del concepto de “liderazgo” pero yo me quedo con la que lo define como “el arte de motivar y empoderar a otros para que quieran lograr un objetivo común mientras se promueve un comportamiento íntegro”.
Hay algunas cualidades que deberían ser naturales de todo líder y que, si uno siente que no las posee, las podría comenzar a trabajar:

  1. El liderazgo es un arte: algunas personas naturalmente comienzan siendo mejores líderes que otras, pero todos podemos mejorar con la formación y la práctica. Cada persona tiene su propio estilo de liderazgo, al igual que cada pintor tiene sus propias pinceladas. Sin embargo, hay algunos temas comunes de liderazgo y motivación sin importar el estilo.
  2. Motivar y empoderar a otros: Un líder es más efectivo si los seguidores son capaces y están dispuestos. Además, motivar implica lograr que el grupo siga adelante con la acción de voluntad.
  3. Objetivo mutuamente acordado: El líder y el grupo deben estar trabajando hacia los mismos fines, con una visión compartida. El liderazgo no se produce cuando se adopta una actitud dictatorial y se obliga a otros a trabajar hacia un objetivo que no apoyan.
  4. Integridad: un líder efectivo no solo es responsable de que el grupo complete una tarea, sino también responsable de que su equipo responda de un modo ético y digno.
  5. Falta de posición: Cualquiera puede ser un líder cumpliendo con esta definición, tanto un jefe electo como un miembro sin ningún cargo oficial.

¿Cómo debe influenciar un líder en el trabajo de equipo?

Los equipos de hoy son diferentes del pasado: son mucho más diversos, digitales y dinámicos, 3D.  Se enfrentan a nuevos obstáculos, pero su éxito aún depende de los mismos fundamentos identificados por J. Richard Hackman, en la década de 1970.
Según este autor, lo que más importa para la colaboración no es la personalidad, la actitud o el estilo de comportamiento de los miembros del equipo. Para lograr un alto rendimiento, los equipos 3D necesitan unas condiciones propicias: una dirección convincente, una estructura sólida y un contexto de apoyo.
El papel del líder es favorecer que se den estas condiciones y evitar dos problemas corrosivos: el pensamiento «nosotros contra ellos» y la información incompleta. Superar esos escollos requiere una cuarta condición crítica: una mentalidad compartida.

«Cada persona tiene su propio estilo de liderazgo, al igual que cada pintor tiene sus propias pinceladas. Sin embargo, hay algunos temas comunes de liderazgo y motivación sin importar el estilo.»

¿Por qué es necesaria la presencia de un líder para un crecimiento sostenible?

El liderazgo y motivación es ese motor que puede inducir al cambio o dificultarlo y cuando se trata de lograr un compromiso para un desarrollo sostenible, un buen liderazgo es un catalizador. Hoy en día, las empresas no pueden plantearse otro crecimiento que no sea sostenible. Y me refiero desde el punto de vista económico, social y medioambiental.
Sin una dirección por parte del líder hacia este desarrollo sostenible la empresa tiene los días contados. En este sentido, el líder debería fomentar una mentalidad inclusiva y sostenible, establecer objetivos viables y desarrollar una cultura común a todas las partes interesadas. Debería convertir en héroes a sus empleados por estar contribuyendo a este crecimiento sostenible para que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de una vida como la que nosotros conocemos. Fomentemos el liderazgo y motivación de forma sostenible.

¿Cómo beneficia a la empresa el que un líder motive a su equipo?

Produce resultados que revierten muy positivamente. Por ejemplo, contribuye a que la toma de decisiones sea la acertada, multiplica los beneficios para la empresa y le ayuda a conseguir sus objetivos marcados.
También repercute positivamente en la creación de una cultura de trabajo más saludable donde los empleados están más comprometidos y son más proactivos. Un empleado satisfecho que siente pasión por su trabajo tendrá una tasa de productividad más alta que alguien que solo está allí por dinero.
Por el contrario, si carecemos de esta figura que dinamice al equipo la empresa puede perjudicarse seriamente. Motivar es mover a la acción, pero sin obligar a hacerlo.

¿Y cómo beneficia al equipo?

El equipo se beneficia de dos maneras:

  1. Primero a modo de grupo porque es capaz de crear esa conexión y confianza entre los miembros.
  2. Por otro lado, a título individual, empoderando a cada persona para que desarrolle sus fortalezas individuales. Es vital que líder sea un espejo con su ejemplo, con su compromiso y con sus acciones, con su confianza y fe en la calidad de trabajo y de autogestión de sus colaboradores.

Pero ¿cómo saber si tus esfuerzos están funcionando? Para esto proponemos evaluar la efectividad del equipo midiendo tres criterios: la producción, la capacidad de colaboración y el desarrollo individual de los miembros. Los resultados mostrarán si el equipo va por buen camino y dónde se pueden gestar los problemas.
Hoy los equipos son cada vez más globales y están impulsados por proyectos. Adoptar un enfoque sistemático para analizarlos e identificar dónde se necesitan mejoras, puede marcar la diferencia.

«Un empleado satisfecho que siente pasión por su trabajo tendrá una tasa de productividad más alta que alguien que solo está allí por dinero.»

Conversamos con Cecilia Kindelán sobre liderazgo y motivación en una entrevista que puedes ver a través de nuestro canal de YouTube o en directo a través de LinkedIn. Conoce más sobre cómo conseguir que tu equipo esté más comprometido y conectado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.